Juan de Borbón y el “Crucero Baleares”, por Benito Sacaluga

Juan de Borbón en agosto de 1936

Acaba de celebrarse en España ‘La Pascua Militar’, una ceremonia castrense implantada en nuestro país por el borbón Carlos III en el último cuatro del siglo XVIII. Según la tradición, dicho acto solemne da inicio al año militar, se realiza un balance del año anterior y se marcan las líneas de acción a desarrollar en el que comienza. Recepción en Palacio, discursos, saludos, desfiles y toda la parafernalia uniformada que nos podamos imaginar, eso sí, a espaldas de los ciudadanos, celebrada prácticamente a puerta cerrada en un Palacio que, paradójicamente es propiedad del Estado, ósea de todos los ciudadanos españoles.

Por los medios de comunicación hemos podido llegar a conocer parte del discurso pronunciado por el rey Felipe VI, un discurso que ha suscitado no pocas críticas desfavorables, especialmente por determinados párrafos relacionados con la defensa de la democracia, la unidad nacional y la función garante de los Ejércitos en la conservación de los mismos, afirmando que:

«… durante este casi medio siglo, las Fuerzas Armadas habéis cumplido vuestra misión de contribuir a que los españoles podamos disfrutar de nuestros derechos y de nuestras libertades».

Luis Gonzalo Segura se ha apresurado a “contestar” al Borbón en las RRSS, calificando el discurso de “reaccionario, falso y ultraderechista”. Las razones que esgrime Luis Gonzalo, otrora teniente del Ejército, en apoyo de tal calificación son claras y contundentes. Os dejo aquí el enlace a su publicación: https://twitter.com/luisgonzaloseg/status/1743745786851062076 , no obstante, y por si los censores de las redes actúan, reproduzco íntegramente el texto al final de esta entrada.

Después de todo lo expresado por Luís Gonzalo Segura, poco o nada puedo añadir yo sobre este tema, aparte de recordar un episodio de la historia contemporánea de España protagonizado por otros borbones, también admiradores de la cultura militar proteccionista y declarados partidarios, de forma entusiasta, de los militares que en 1936 se sublevaron contra el Gobierno de la II República, para subvertir precisamente esos derechos y libertades que hoy otro borbón dice defender encomendado dicha labor a los ejércitos.

Vamos con la historia: El alzamiento militar contra la República se había convertido en una guerra en la que el pueblo y los militares demócratas luchaban contra los militares facciosos.

Juan de Borbón, abuelo de Felipe VI, tiene por aquel entonces 26 años y vive en el extranjero, concretamente en Cannes (Francia). Con el beneplácito de su regio padre, el uno de agosto de 1936 cruza la frontera y entra en España, lo hace con la intención de unirse voluntariamente a los ejércitos sublevados. Otros borbones como él ya empuñaban las armas franquistas: Carlos de Borbón y Orleáns, alférez del Grupo Mixto de Ingenieros de Pamplona (1); Alfonso María de Borbón y Pinto, Teniente de Caballería y Comandante del Tercio de Requetés Castellano (2) y José Eugenio de Baviera y Borbón, alférez de Ingenieros (3).

La entrada a España de Juan de Borbón para unirse al bando franquista se produjo por el paso de Dantxarinea (Baztan), acompañado por el conde de Ruiseñada y el infante José Eugenio de Baviera. El compromiso del abuelo de Felipe VI con el bando sublevado quedó patente cuando, al llegar a Pamplona, se puso un mono azul y la boina roja carlista, con un emblema falangista en la solapa (Imagen superior). Adopta el seudónimo de Juan López.

Desde Pamplona llega a Burgos, allí se presenta ante la Junta de Defensa Nacional y se ofrece para alistarse en sus filas, algo que no consigue.

El Borbón no se da por vencido y cuando Franco toma el mando absoluto con el cargo de Generalísimo le envía una carta, fechada el 7 de diciembre de 1936, en la que, entre otras cosas de elevado “carácter patriótico”, le dice:

Según noticias de prensa, se hallará pronto listo para hacerse a la mar el crucero Baleares, en el que podría prestar algún servicio útil, ya que he realizado mis estudios en la Escuela Naval Británica, he navegado dos años y medio en el crucero Enterprise de la cuarta Escuadra, he seguido luego un curso especial de artillería en el acorazado Iron Duke, y por último, antes de abandonar la Marina inglesa con la graduación de teniente de navío estuve tres meses en el destructor Winchester.

Yo me incorporaría directamente al buque, me abstendría en absoluto de desembarcar en puerto alguno español, y desde luego le empeño mi palabra de que no recibiría ni aun a mis amigos personales. Yo no sé, mi General, si al escribirle así infrinjo las normas protocolarias con que es normal dirigirse a un jefe de Estado. Le ruego, en todo caso, disculpe el que confíe a su corazón de soldado este anhelo mío de servir a España al lado de mis compañeros.

Con mis votos más fervientes porque Dios le ayude en la noble empresa de salvar a España, le ruego acepte el testimonio del respeto con que se reitera a sus órdenes y muy afectuosamente e.s.m.,

JUAN DE BORBÓN

Franco no aceptó el ofrecimiento.

Crucero “Baleares”

El crucero ‘Baleares’ entró en servicio los últimos días de 1936. En febrero de 1937 participó en la masacre de los miles de civiles malagueños que huyen a pie de la capital por la carretera de Almería, un crimen de guerra en toda regla.

Sus acciones en la guerra naval prácticamente se reducen a un par de escaramuzas con buques de guerra republicanos y la escolta de buques con destino a puertos franquistas o el ataque a los que tienen destino zonas republicanas.

El 6 de marzo de 1938 el ‘Baleares’ es hundido en combate por buques de la Flota Republicana, en lo que vino a denominarse “Combate de Cabo de Palos”. Murieron 788 miembros de la tripulación.

Quizás si Franco hubiera admitido el ofrecimiento de Juan de Borbón es muy posible que éste hubiera perdido la vida a bordo del ‘Baleares’, y la historia de España habría sido otra, no creo que mejor pero si diferente, desde luego no peor.

La guerra acaba, pero los Borbones siguen en su afán, sin importarles lo más mínimo formar parte del régimen dictatorial que se avecinaba. El 9 de abril de 1939, Alfonso XIII envió un telegrama a Franco para ponerse a su disposición:

“A sus órdenes, como siempre, para cooperar en lo que de mí dependa a esta difícil tarea, seguro de que triunfará y de que llevará a España hasta el final por el camino de la gloria y de la grandeza que todos anhelamos”.

Me parece que el tan preparado Felipe VI debería revisar sus discursos y sobre todo aquellos que mezclan la unidad de España con sus ejércitos, ya que como bien dice Luis Gonzalo Segura :

“A sus órdenes, como siempre, para cooperar en lo que de mí dependa a esta difícil tarea, seguro de que triunfará y de que llevará a España hasta el final por el camino de la gloria y de la grandeza que todos anhelamos”.

Felipe VI debe, o debería, conocer al menos las trayectorias de sus antepasados, ser consciente de la “mochila que lleva a sus espaldas” y tener en cuenta que todos los galones y bandas militares que adornan su figura son un mero ornamento autorizado por una Constitución

Una Constitución que debe ser modificada lo antes posible en lo relativo al Título II en toda su extensión, y consecuentemente del Art.8 de su Título Preliminar.

Benito Sacaluga.

(1) Carlos de Borbón y Orleans. Alférez del Grupo Mixto de Ingenieros de Pamplona, muerto heroicamente al frente de sus hombres en Elgoibar el 27 de Septiembre de 1936.

(2) Alfonso María de Borbón y Pinto, Teniente de Caballería y Comandante del Tercio de Requetés Castellano, Medalla Militar, muerto el 21 de Diciembre de 1938 en Lérida.

(3) José Eugenio de Baviera y Borbón, Alférez de Ingenieros. Alcanzó el empleo de Comandante en el Regimiento de Transmisiones del Ejército del Aire

Fuentes consultadas:

Texto de lo publicado por Luís Gonzalo Segura en X el pasado 6 de enero.

Felipe VI, mentiroso y ultraderechista

Felipe VI ha emitido un discurso ultraderechista y plagado de falsedades durante la Pascua Militar. Sin embargo, lejos de generar alarma en los medios de comunicación, estos lo han difundido con una inquietante normalidad.

El jefe del Estado español ha elogiado a los militares como defensores del «marco de convivencia democráticamente elegido por los españoles»; ha afirmado que «durante este casi medio siglo, las Fuerzas Armadas habéis cumplido vuestra misión de contribuir a que los españoles podamos disfrutar de nuestros derechos y de nuestras libertades»; y que deben modernizarse, «pero sin dejar de ser impecablemente respetuosos con las tradiciones y costumbres nacionales, asumiendo un papel fundamental en la preservación de la identidad histórica de España».

En primer lugar, es falso que los militares hayan contribuido a que los españoles puedan disfrutar de derechos y libertades durante los últimos cincuenta años: han protagonizado golpes de Estado, intentonas golpistas, pronunciamientos, amenazas, manifiestos franquistas y cartas golpistas y ultras. Si se disfrutan de derechos y libertades no es gracias a los militares, como en Portugal, sino a pesar de ellos.

En segundo lugar, convertir a los militares en garantes de la «convivencia» o «la preservación de la identidad histórica de España» es parte del ideario ultraderechista y del anacrónico y franquista Artículo 8 de la Constitución Española, pues en las democracias plenas los militares no son garantes de nada. Son un colectivo más subordinado al poder civil. De hecho, no hay mayor señal de falta, carencia o debilidad democrática que otorgar a los militares papel alguno en la defensa o preservación de la misma. Una democracia plena, madura y fuerte no necesita que la defiendan, al menos en una lógica interior, se defiende por sí misma.

Y un jefe de Estado democrático no elogiaría que los militares ocupen papel alguno en la democracia, sino que lo criticaría y trabajaría para terminar con una situación tan antidemocrática.

Y, sobre todo, unos medios de comunicación y una sociedad democráticos estarían muy alarmados ante un discurso tan reaccionario, falso y ultraderechista. Sobre todo, si omite el grave problema ultraderechista que todavía hoy existe en el Ejército español y falsea la amenaza que los militares han representado en los últimos cincuenta años, golpe de Estado incluido, para la democracia y la sociedad civil.

Una prueba de todo lo reseñado es que el teniente general Mena fue destituido en el año 2006 por amenazar con el artículo 8 de la Constitución Española, precisamente en una Pascua Militar.

Es decir, Felipe VI no solo se ha situado en las coordenadas golpistas del teniente general Mena, es que le ha parafraseado y hasta homenajeado reforzando sus argumentos.

Si fuera un jefe de Estado electo, sería destituido, pero siendo hijo de un delincuente múltiple impune y descendiente de una de las familias más delictivas de la historia de España, y esta un estado fallido al servicio de Estados Unidos, no pasará nada. Pero no deja de ser gravísimo y revelador.

********************************

Referencias:

Benito Sacaluga es miembro de la Asociación por la Memoria Militar Democrática y autor del Blog BENITO SACALUGA RODRIGUEZ, dedicado a la Flota Republicana durante la Guerra Civil española. Benito Sacaluga es nieto de Benito Sacaluga Rodriguez, Teniente Coronel de Máquinas de la Armada, Jefe de los Servicios de Inspección de Máquinas de la Flota Republicana y Director de la Escuela Naval Popular de Cartagena y represaliado por el franquismo por servir bien y fielmente a la II República Española.

El artículo “JUAN DE BORBÓN Y EL CRUCERO ‘BALEARES’” y sus imágenes, se publicaron primero en el Blog BENITO SACALUGA RODRIGUEZ:
https://benitosacalugarodriguez.blogspot.com/2024/01/juan-de-borbon-y-el-crucero-baleares.html












WhatsApp

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad